EL AMOR QUE NO FUE de Noelia Barchuk

Me tosté en tus mejillas… como el sol en la tarde.

La voz de Juan Luis Guerra, arremetía apasionadamente desde el estéreo del Volkswagen gris plata, en pleno mediodía norteño.
Se desgarra mi cuerpo… y no vivo un segundo para decirte, que sin ti muero.
Junto al auto se detuvo una bicicleta playera, a esperar lo mismo ¿el amor, tal vez?
Me quedé en tus pupilas mi bien… ya no cierro los ojos.
La mujer miró a través de la ventanilla mientras tarareaba la letra de la canción. Se encontró con la estampa de un ciclista de gorra azul, silbando a ritmo la melodía, inundando el momento.
Comeré lo que sobre dentro de tu corazón…
Ella se acomodó un mechón de cabello detrás de la oreja derecha. Él se sacudió la remera pegada al cuerpo por el sudor.
Una frase silente… la elegía de un beso.
Un suspiro. Una sonrisa. Un beso al viento. Un gracias con labios mudos. El horóscopo trucho del diario que no leyeron, esta vez decía la verdad. Pronosticaba amor a primera vista, pero ellos nunca lo supieron.
Viviré en tu recuerdo como un simple aguacero, de estrellitas y duendes.
El verde del semáforo anunció el adiós. Sin despedida cada uno siguió su camino.
Me tiré a lo más hondo y me ahogo en los mares de tu partida, de tu partida…

Comentarios

Comentarios